julio 2019

Gabriel siempre tuvo claro que quería hacer algo que beneficiara a los demás. La idea de GETMIPULPA nació cuando su mujer, tras a dar a luz a su primer hijo, tuvo un bache de salud por una anemia. Necesitaba una dieta rica en verduras frutas y querían abastecer su hogar sin tener que ir al supermercado ni que se les estropeara la compra semanal por comprar en exceso. A través de un sistema de suscripción web, los usuarios seleccionan un plan de batidos, y semanalmente se recibe en el domicilio la caja con la compra y la receta para preparar los batidos elegidos. Gabriel Sarmiento, cofundador, comparte su experiencia como startup colombiana que da el paso a Europa empezando por el mercado francés.

Entrenarme es el mayor marketplace de gimnasios y entrenadores personales a nivel mundial con más de 22.000 entrenadores ofreciendo sus servicios.  Nace en 2013 para ayudar al entrenador a llegar a sus clientes y al usuario a encontrar al mejor entrenador. Fundada por Diego Moya y Sebastien Borreani, dos Doctores en Ciencias del Deporte. Es la primera startup de estos “emprendedores en serie” que han decidido dar un paso más y diversificar su negocio con un nuevo producto llamado Spacefit. Diego Moya, cofundador y Director General, comparte su experiencia como emprendedor de éxito de una start eurolatina con presencia en Europa y América Latina.

Todo comenzó de manera muy natural cuando Camille Paz y Mino vivía en NY. Fundadora y  CEO de Highland Farm Foods comparte su experiencia como emprendedora de éxito eurolatina.  “Siempre he sido una persona muy deportista, que cuida su bienestar, a la que le gusta comer sano, que siempre opta por comida saludable sin alimentos con ingredientes artificiales y cuando volví a Ecuador después vivir en USA me di cuenta que esa opción no la tenía disponible en mi país”. No había un snack rico, apetecible, con sabor y que apeteciera comer a cualquier hora. Coincidió con el boom de la quínoa como super food y me dije ¿Por qué no? Así nació Quinoa Pops. Creé una línea de negocio a partir de una necesidad personal y como millennial que soy sabía que mi generación busca lo que le gusta y está dispuesto a pagar por ello. Me di cuenta de una necesidad común porque a diario hay mucha gente a la que le apetece tomar un snack sano y rico a la vez y no lo encuentra. Nosotros no vendemos un envase bonito y con mucho marketing detrás, sino un producto sano que su contenido coincide con la descripción de la etiqueta que lleva. Nuestros productos son una propuesta honesta que vende lo que realmente tiene. No hay ninguna trampa anunciando un producto sano que después está cargado de azucares como pasa en muchos otros snacks.